Ciudades como Madrid, París y Ciudad de México tienen una grave preocupación común: los niveles de contaminación en el aire que existen en dichos lugares superan los que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por eso, los alcaldes de dichas capitales solicitaron a las grandes empresas del sector automotriz eliminar los vehículos diésel y reducir la emisión de carbono.

Comunicado de los alcaldes solicitando prohibir los vehículos diésel

Los alcaldes de las tres capitales antes mencionada, Anne Hidalgo, Miguel Ángel Mancera y Manuela Carmena, acordaron prohibir los vehículos diesel para que no circulen en dichas ciudades contando a partir del año 2025.

Dicho compromiso se llevó a cabo en la cumbre de los alcaldes C40 celebrada en la Ciudad de México. En dicha cumbre, los alcaldes resaltaron que esas tres ciudades están cubiertas por gases tóxicos, y en la época más seca del año afecta de manera negativa a todos los ciudadanos que allí viven.

El documento pactado expone lo siguiente: “Esta crisis por la que se está pasando nivel mundial no se puede aceptar, y como alcaldes nuestra determinación es actuar”. Además de esto, en el acuerdo de los alcaldes se ha realizado el compromiso de promover e impulsar los vehículos que funcionen a base de electricidad e hidrógeno, buscando reemplazar así los automóviles que consumen combustibles fósiles.

Otra de las cosas que se plasmó en el documento fue el compromiso de invertir en infraestructura que sirva para mejorar la movilidad de los ciudadanos. Se espera que el cambio climático no aumente, ni haga daños irreparables a nuestra única tierra para el 2025.

Además de los compromisos propios de los alcaldes, en el convenio firmado también se realizaron solicitudes a las principales empresas de la industria automotriz para que realicen su mejor esfuerzo en la transición de los vehículos tradicionales a los nuevos vehículos que funcionen con electricidad.

Dejar respuesta