En el año 2013, se inició una campaña denominada No fracking Brazil. Desde entonces, muchas ciudades del país sudamericano más grande se han sumado, como manifestación de apoyo, a esta campaña que busca prohibir dicha práctica contaminante. Literalmente, en Brasil dicen no al fracking.

Dicen no al fracking

Hasta la fecha del 4 de diciembre de 2016, en el estado de Paraná (Brasil), se sumaron las 2 últimas ciudades brasileñas en apoyo a la campaña No fracking Brazil. De esta forma, llega al número 72 las ciudades que prohíben el método de extracción de gas a través de la fracturación hidráulica, denominado comúnmente fracking.

Lo que llama la atención de este hecho es que, a diferencia de lo ocurrido en otros distritos, la decisión de no aceptar este tipo de explotación, considerado como no convencional, se tomó de manera preventiva, incluso antes de que el gobierno federal tomara la iniciática de poner a la disposición de las empresas del sector su subsuelo.

Pero, ¿qué es el fracking? Este método, conocido como fracturación hidráulica, consiste en extraer hidrocarburos, específicamente, extraer el gas de esquisto, el cual es un tipo de hidrocarburo no convencional. El proceso de extracción es el siguiente: Se realiza una perforación en capas de rocas a gran profundidad.

Luego, se inyecta grandes cantidades de agua a alta presión de manera horizontal, que tiene químicos y arena, con el propósito de romper la roca y sacar el gas.

El problema de este tipo de extracción es que, la ONU y las organizaciones que se especializan en técnicas de extracción, han mencionado que las sustancias que se utilizan para extraer el gas son cancerígenas y tóxicas. Aparte de que contaminan el agua, vuelve el suelo infértil y contamina el aire, el fraking afecta la salud de personas y animales.

Por todo lo anterior, se comprende el por qué 72 ciudades de Brasil dicen no al fracking.

Dejar respuesta